Novedades Marxismo, plurinacionalidad y nacionalismo #Bolivia

Bolivia noticias de ultima hora

¿Especulas que no habría más novedades en relación a Bolivia?… permíteme decirte que estabas errado.

Verás en este texto voy a evidenciarte las Noticias de ultima hora respecto de Bolivia.

noticias Bolivia de ultima hora
Buen dia, mi nombre es Flavia Holmberg, soy uruguaya y voy a contarte acerca de las noticias ultimo momento que destaquen las novedades de Bolivia.

Encuentra al final de la noticia donde opinar. No te pierdas el claro colección de noticias por periodistas expertos.

Bolivia: Noticias de ultima hora

Como era de esperar Bolivia es articulo de tapa de los mas importantes diarios de todo el globo.

Bolivia

Bolivia

Imagen con licencia Creative Commons por Aldo van Zeeland

Información acerca de Bolivia en Primera Plana:

Marxismo, plurinacionalidad y nacionalismo noticias Bolivia

Marxismo, plurinacionalidad y nacionalismo

En el último Censo muchos indígenas que viven en las ciudades, aymara-hablantes o quechua hablantes, al responder la pregunta 29: eligieron la opción “no pertenece”. En su mente estaba la idea de que aun siendo de origen aymara o quechua no viven en una comunidad ni trabajan como campesinos, como otrora lo hacían sus padres, por lo tanto no se autodeintificaron como indígena-originario-campesinos. No obstante, sería temerario afirmar que por esa simple respuesta a la encuesta-censo, deban ser considerados simplemente “mestizos”. También sería apresurado y simplista decir que son indígenas con “mentalidad colonial”, como mencionó el Presidente en uno de sus últimos dislates públicos.

El problema de fondo de la encuesta-censo que organizó el gobierno el 2012 es que busca algo que por su propia naturaleza le es inherentemente imposible: determinar la identidad cultural de los habitantes de este país con una simple pregunta. Pero el problema de fondo de la encuesta-censo tampoco es el problema de fondo de la identidad cultural. Es más, ningún censo podría definir el complejo problema de las identidades culturales de los bolivianos. Para determinar ese problema entramos en el terreno de las disputas políticas alrededor de lo que entendemos por “identidad cultural”. Y por cierto, la Política en el más profundo sentido del término excluye las vocinglerías de la derecha opositora y los superficialismos del oficialismo.

Mientras que para las corrientes “pos” y “de” (posmodernas, poscoloniales, “decoloniales”, etc., etc.) la identidad cultural es una de esas categorías amorfas sobre las cuales se han alzado edificios teóricos (de arena) sobre la cual puede decirse casi todo y también nada, para los marxistas, la identidad es una forma de dimensionar las características sociales y simbólicas de un determinado segmento de la sociedad. Es decir, la identidad cultural expresa un filtro de una serie de prácticas sociales y simbólicas de individuos que, aun perteneciendo a distintas clases sociales, las realizan de manera relativamente igual.

Eso que podemos llamar “identidad indígena” es una construcción que se realiza de diferentes formas en el marco de la dialéctica opresión/resistencia. Unas veces más como un signo de exclusión social, como un señalamiento de la diferencia; otras como una marca de unidad de una tradición aglutinante de las personas que pertenecen a una nación indígena. En la medida en que el carácter relativamente homogéneo de las naciones indígenas ha sido y es constantemente perturbado por la economía capitalista, y muy especialmente por los procesos de mayor internacionalización del capital (“globalización”), las características primordiales de la identidad indígena no son algo unificado. La disputa reside entonces en que las distintas posturas políticas le darán uno u otro contenido a esa identidad. La reacción puede buscar aglutinar la identidad detrás de su programa político conservador. Aquí es donde se parecen mucho la oligarquía oriental, que buscaba aunar a los “cambas” de todas las clases sociales bajo su propio programa reaccionario y hasta fascistizante, con el MAS, que busca aglutinar a los “indígenas”, igualmente divididos por fronteras económico – sociales, detrás de un programa nacional-capitalista.

Para los marxistas, en cambio, la política de la identidad está ligada al potencial anti-imperialista y anti-capitalista de las prácticas culturales de los indígenas. Reivindicamos, por ejemplo, la religión nativa y sus expresiones como formas de rebelión –no importan si veladas- contra los símbolos de los opresores. Precisamente porque estamos conscientes que el capitalismo puede instrumentalizar prácticas y símbolos nativos para usarlos como medio de adaptación o asimilación al sistema, no los valoramos en sí mismas, sino como una expresión socialmente determinada por los sujetos que las practican.

¿Certezas plurinacionales y errores marxistas?

Los epígonos nativos del posmodernismo vienen ya desde hace un tiempo equiparando los horizontes políticos y sociales del marxismo con los de la modernidad. No hay diferencias de fondo, dicen, entre las ideas revolucionarias y socialistas de la Tesis de Pulacayo y los planteamientos de Nacionalismo y coloniaje.

El MAS, y aun cuando pertenecían a él sus ahora disidentes, nunca tuvo un programa verdaderamente internacionalista. No obstante, sus representantes acusan al marxismo de “no ir más allá de la modernidad”. Aun cuando saben –eso esperamos- que uno de los fundamentos de la modernidad es el Estado-nación, el cual, curiosamente, el marxismo trata de suprimir.

Raúl Prada[1], dice por ejemplo:

También el POR, desde el enfoque de la lucha de clases, tenía como horizonte la nación, aunque planteaba una revolución permanente, en el marco de la teoría de transición, que conduzca a la dictadura del proletariado; es decir, a un Estado socialista en transición al comunismo. Como dice, Luis H. Antezana, estas interpelaciones, la nacionalista y la proletaria, componen una formación discursiva característica, correspondiente al discurso del nacionalismo revolucionario. Lo que nombro en un ensayo como laepistemeboliviana.

Una cosa similar dijo anteriormente el actual vicepresidente en un artículo denominado “Indigenismo y marxismo”. Esta línea de pensamiento –la de equiparar falsamente nacionalismo burgués y marxismo- responde a toda una concepción ideológica. Pero antes de eso, es también una ofensiva política contra la corriente más perturbadora que tuvo hasta ahora la sociedad burguesa; el socialismo. Marx halagó las grandes conquistas de la modernidad burguesa pero le zahirió también con la mayor potencia. Como crítico del “progreso” capitalista, manifestó que este sistema transformaba los avances económicos, tecnológicos y científicos en una “calamidad pública”[2].

El proyecto social del marxismo revolucionario no es otro que la acción consciente y libre de las comunidades humanas sobre su propio destino. A esto llama comunismo. Pero para alcanzar tan alto grado de organización social, se precisa transformar las relaciones sociales fundamentales y secundarias en consonancia con esta construcción histórica. Es el realismo político lo que obligó a postular al marxismo la necesidad de prever etapas y sociedades de transición, y con ello, estar consciente de la importancia-aunque perentoria- del Estado como una herramienta trascendental para posibilitar la construcción de una nueva sociedad.

Para los teóricos precedentes a Marx el Estado y sus instituciones tienen carácter preventivo, esto porque ofrece garantías para evitar una sociedad basada en la fuerza irregular e ilegítima (Hobbes), de guerra y anarquía (Locke), donde reina sólo el derecho del más fuerte (Rousseau), en la que, reinando el orden natural no hay garantía jurídica alguna (Kant)[3]. Marx rompe con esta visión del Estado para mostrar que siendo éste la violencia concentrada y organizada de una parte de la sociedad, no es el rompimiento del hilo prehistórico de la humanidad: aquella tendencia milenaria de garantizar la estabilidad y el orden social en base a las condiciones impuestas por la clase dominante y por tanto basada en la explotación y en el despliegue de violencia para garantizar tal explotación. El Estado es pues, uno de los efectos de la alienación humana, concretamente aquella donde la sociedad transfiere poderes especiales a un conjunto de instituciones manejado por una burocracia al servicio de determinados intereses sociales. Los marxistas están interesados en la toma del poder político únicamente si ésta apunta a eliminar ese poder político.

Bastaría hasta aquí esta argumentación para echar al suelo la peregrina idea de un marxismo –aunque más radicalizado – igualmente limitado a los “horizontes del Estado-nación” que el nacionalismo de contenido burgués, como el MNR del 52. Pero no se puede dejar de mencionar otra arista de la falsa equiparación. Una de las más grandes y feroces polémicas desarrolladas al interior de la corriente socialista, entre estalinismo y trotskismo, fue, precisamente, una disputa basada, por un lado, en conjurar una suerte de nacionalismo “comunista” y por otra un rescate y revalorización de la tradición internacionalista del socialismo, encarnada en el planteamiento de la revolución permanente.

En la tormenta de luchas políticas después de la revolución del 52, se puede identificar premisas antagónicas y conclusiones enconadas. Mientras que para el nacionalismo de contenido burgués (principalmente el MNR y residualmente el estalinismo criollo) las tareas de la revolución deben enmarcarse en los marcos democráticos –es decir capitalistas- para quemar etapas previas a una sociedad superior (esto suena mucho al actual “capitalismo andino amazónico”), el POR señaló como objetivo cumplir tareas democráticas pendientes con métodos socialistas, pero siempre en el horizonte de apuntalar la revolución boliviana como preludio de la revolución internacional. Es más. No sólo que no es posible pensar la victoria completa de la revolución boliviana en los marcos nacionales, sino que es una utopía reaccionaria creer que se pueden llevar transformaciones integrales de la sociedad sin extender antes la revolución fuera de las fronteras del propio país.

Si la ecuación marxista consiste en transformar la sociedad a través de la revolución internacional socialista, no se entiende cómo pretenden ahora los teóricos “pluris” aparecer como la posibilidad de una opción más plausible y real de alternativa al sistema capitalista. El trastrocamiento de un orden material y simbólico se define en relación a que posición asume un Estado que pretende ser revolucionario en relación al poder dominante. El Estado no es una entidad que tenga poder en sí mismo. Las instituciones estatales adquieren poder en relación con las clases sociales que lo dirigen[4]. En el caso de que clases subalternas, es decir, sin poder en la sociedad actual, hayan tomado la conducción del Estado, éstas clases, si se proponen realmente transformar a través de éste las relaciones sociales, están obligadas a disponer de una forma distinta el poder entre las clases sociales de la sociedad. Esto significa, desbrozar los obstáculos que la vieja sociedad interpone para allanar el camino hacia la nueva sociedad. Y el obstáculo fundamental actual es el régimen de propiedad capitalista. ¿Podría cumplir este papel el Estado plurinacional?

El proyecto político del MAS, aun en sus versiones menos conservadoras que la actual, nunca puso en cuestión los fundamentos del poder capitalista. Su teoría, la de la existencia armónica y complementaria entre distintos tipos de propiedad, formas de producción y agentes sociales, significa el recalentamiento posmoderno de la tradicional alianza de clases extraída, eso sí, del arsenal nacionalista. Las actitudes solícitas y complacientes del gobierno para emanar políticas públicas tendientes al fortalecimiento de los agroindustriales capitalistas del Oriente y las transnacionales, por ejemplo, no es, ni mucho menos, una desviación casual de los actuales dirigentes. Es la consecuencia lógica y necesaria de su planteamiento político inicial; la posibilidad de forjar al interior de un capitalismo que en el mundo se desploma, un Estado capitalista plurinacional “integral” e “incluyente”.

Los ideólogos del oficialismo hablan de un Estado plurinacional que abre la posibilidad concreta y relativamente inmediata de un autogobierno. Donde los individuos, los pueblos y las organizaciones de la sociedad civil efectivicen un gobierno plural. Es una nueva forma de construir ciudadanía y una radicalización de la democracia[5], dicen, puesto que la construcción del Estado Plurinacional plantea rupturas profundas de las anteriores estructuras coloniales, oligárquicas y por supuesto neoliberales[6]. Sin llevar a la homogeneidad, el sujeto indígena debe sostener una alianza estratégica con los demás sujetos pertenecientes al pueblo, para abrir el camino hacia nuevas relaciones sociales abigarradas.

Es curioso que en todas estas líneas se mencione implícitamente la relación de los indígenas con otros sujetos populares; sin hacer ni remota mención de los otros dos “sujetos” importantísimos a la hora de plantear un proyecto político: la burguesía criolla y el imperialismo. Sujetos que, precisamente, condensan el poder dominante de la actual sociedad. O en otros términos, los “actores” sociales que no quieren, ni en broma, pensar en una vía “más allá” del capitalismo. Este recurso ideológico –“ideológico” en el sentido clásico de falseamiento de la realidad- está contenido en la CPE:

La nación boliviana está conformada por la totalidad de los bolivianos y bolivianas, las naciones y pueblos indígena originario campesinos, y las comunidades interculturales y afrobolivianas que en su conjunto constituyen el PUEBLO boliviano. (Art. 3)

La trampa está en que se establecen sujetos “culturales” en el estrecho sentido del término: “bolivianos/as” que se supone son individuos mestizos y blancos de la ciudad, debidamente individualizados, y, como sujetos colectivos, “naciones”, “pueblos” indígenas. Para la constitución, los “sujetos” que habitamos este país somos “blancos” “mestizos” “indígenas” sin pertenecer a ninguna clase social. Bajo el denominativo – amplísimo como abstracto – de “pueblo” se engloba distintos actores económico-sociales y se oculta los antagonismos de clase y las contradicciones culturales determinantes a la hora de hablar de capitalismo. De esta forma, los enmascaramientos teóricos de las contradicciones de clase que realizan los teóricos entusiastas del Estado plurinacional, se asemejan por este lado a las tradicionales teorías funcionalistas del Estado.

Las teorías “funcionalistas” de la política, aquellas dirigidas a justificar la conservación del régimen social actual, generalmente establecen modelos de teorización donde los intereses son alineados detrás de una racionalidad compartida por actores que fungen diferentes roles en el sistema. Máxime, los conflictos nacen de un tipo de interés sustancialmente distinto a lo que el marxismo llama “intereses de clase”, que son intereses enraizados en la estructura misma de una sociedad. Para los distintos tipos de funcionalismo los actores políticos sean cuales sean sus antagonismos, contribuyen al mantenimiento de un equilibrio “orgánico” que cada sujeto tiene el interés de salvaguardar.

Para Marx, el capitalismo como una sociedad escindida en grupos sociales de intereses estructural y por ello irreductiblemente diferentes, establece una maquinaria política de dominación donde la administración estatal es, fundamentalmente, el ejercicio del poder de un grupo social sobre otros. Éste es el defecto congénito de las teorías funcionalistas de diversa índole, y como vemos también de la teoría del Estado plurinacional. Ellas asumen que la administración del Estado es una administración sobre las cosas, puesto que han borrado de sus teorías las contradicciones fundamentales del régimen social. Para Marx una administración semejante sólo será posible en el comunismo, cuando la humanidad haya construido una sociedad que deja sin sentido las contradicciones sociales porque las ha difuminado en su origen económico y social.Notas:

[1] Prada, R. Crítica de la “razón” nacionalista. En http://www.bolpress.com/art.php?Cod=2013080805

[2] Ver El capital, Tomo I.

[3] Este repaso de las concepciones políticas de los pensadores burgueses está basada en Bobbio, N., Ni con Marx ni contra Marx, Fondo de Cultura Económica, México, 1999, pág. 140.

[4] Ver Poulantzas, N., Poder político y clases dominantes, pág. 7

[5] Cordero, Ponce Sofía, Estados Plurinacionales en Bolivia y Ecuador. Nuevas ciudadanías ¿más democracia?, en Revista Nueva Sociedad, nº 240, ”

[6] Acosta, Alberto, El complejo desafío de la construcción del Estado plurinacional. Reflexiones para el debate, en la compilación Un Estado, muchos pueblos, Icaria, Barcelona, 2012.

FUENTE

Más noticias del día sobre Bolivia:

Bolivia mas noticias

En la red, son muchísimos los sitios de noticias que se han ocupado de Bolivia.

Todos los que prueban conocer sobre Bolivia estan en movimiento constante, cómo nos hacen saber nuestras documentaciones.

Para ampliar tu información, recuerda ojear multimedios de noticias:

[list style=”star”]

  • Embajadores de Alemania, Dinamarca y Arabia Saudita presentan

[/list]

Los nuevos embajadores de Alemania, Dinamarca y Arabia Saudita presentaron el lunes sus cartas credenciales al presidente boliviano, Evo Morales, en un acto protocolar que se cumplió en Palacio de Gobierno. La Razón Digital / ABI / La Paz. 16:12 / 19 …

Read more on La Razón (Bolivia)

[list style=”star”]

  • Bolivia promueve lucha contra la corrupción con caravana por la

[/list]

19-08-2013 / 20:00 h EFE. Una caravana auspiciada por el Gobierno boliviano recorrerá el país durante dos meses para informar y mentalizar a las autoridades en contra de la corrupción y promover la honestidad y la ética, informaron hoy fuentes oficiales.

Read more on ABC.es

Opiniones relacionados al Bolivia

En la web 2.0, la preocupación se impone en las mas usadas Redes Sociales, en experiencias de gente sencilla, por ejemplo aqui:

En las redes sociales de mensajes en tiempo real, los más retwitteados relacionados al Bolivia fueron muy destacados.

En los perfiles , se vieron escritos en muchos perfiles experiencias tal cual esta:

Melani de San Pablo sostiene en su Profile en relación a Bolivia:


¿Qué debería hacer Bolivia para recuperar el Litoral? en su muro
¿Qué debería hacer Bolivia para recuperar el Litoral?
Bolivia perdió la provincia de Atacama en la Guerra del Pacífico (1879-1880), única salida al mar que tenia el país con al menos 120 km de costa. Chile inició la invasión militar sin previo aviso, cuando Bolivia estaba asediada por una grave epidemia y por la sequía.
Oye, Chucho, Bolivia tiene todo lo que dices sobradamente, y muy pronto con una buena gestión de los recursos naturales que aún le quedan, serán capaces de recuperar por la fuerza pero legítimamente, lo que perdieron por la fuerza injustamente.
Alfil Negro: No sería de extrañar que en el futuro, Chile se vea presionado por una alianza Bolivia-Ecuador-Venezuela.
Los chilenos oportunistas y abusivos es lo que se merecen; o sea, que alguien más grande le dé su merecido.
“A todo cerdo le llega su San Martín”
Chile Lindo: Soy nacido en Bolivia, en Santa Cruz de la Sierra, hijo de españoles, vivo en España desde 1992. Bolivia tuvo salida al mar desde que se fundó como Estado en el año 1825. Históricamente Chile es una región que empezaba por el norte en el paralelo 27 en el valle del Copiapó (documentos como decretos reales y mapas coloniales válidos así lo demuestran). Chile en sus primeras constituciones reconoce la soberanía boliviana a partir del paralelo 25. Cuando Chile inició la guerra sin previo aviso, Bolivia hacía dos años que no tenía fuerza naval, debido a la crisis que azotaba el país. Bolivia no sólo no declaró la guerra, sino que le pilló desprevenida. La primera ciudad en ser invadida fue Antofagasta, el mismo día en que se iba a realizar el remate de una empresa minera de capital chileno e inglés por negarse a pagar un impuesto de 10 céntimos por quintal.
Acabada la guerra, el gobierno chileno declaró que eran suyos los territorios hasta el paralelo 23, y que el resto de la franja marítima le sería devuelta a Bolivia a corto plazo.
Nunca cumplieron su promesa. Perú perdió Tacna y Arica, pero a los peruanos no les preocupa porque son un país costero, Bolivia no lo es, y tarde o temprano, por las buenas o por las malas, se hara justicia, y Bolivia recuperará lo que por derecho le pertenece.
Lo que yo sé de José de San Martín, lo aprendí en el colegio La Salle en La Paz, al igual que el resto de lo que sé de historia sudamericana. Yo no digo mentiras, y puedo probar todo lo que afirmo, no como hacen los chilenos, que mienten a sus propios estudiantes.
Y repito: “A todo cerdo, le llega su San Martín” Esto es un refrán español, que quiere decir que al final cada cual recibe su merecido.
Otra cosa, Chile Lindo, si aquí entre tu y yo hay alguna Mula, ese no soy yo; espero que no me sigas confundiendo con tu espejo.

Mejor Comentario elegido por los Votantes

Bolivia ¿Qué debería hacer Bolivia para recuperar el Litoral? mas votado

Desde New York comenta…

Answer by anuurd
pues naaa a la guerra. Tiene bemoles

Respuesta sobre Bolivia  ¿Qué debería hacer Bolivia para recuperar el Litoral? mas votada

16 VOTOS

Noticias de Bolivia: Comparte

Permítenos saber que piensas relacionados al Bolivia completando el formulario aquí bajando el Mouse.

También puedes compartir este post sobre Bolivia y hazte seguidor para tener las últimas actualizaciones.

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

15 thoughts on “Novedades Marxismo, plurinacionalidad y nacionalismo #Bolivia

  1. Ali, perdonan que no te responda a esta pregunta porque la verdad no tengo demasiada idea sobre el asunto. Pero como no tienes el correo habilitado y además me has hecho una interpelación directa pues te contesto aqui.

    Yo estoy a favor de la autodeterminación (no sé donde sacaste lo contrario). Lo que no estoy de acuerdo es con los que las defienden con un tiro en la nuca.
    Te dejo una respuesta bastante extensa en la que hablo sobre ese asunto:
    http://es.answers.yahoo.com/question/index?qid=20070520025058AA8e6ua

    Salu2

  2. bolivia jamas tendra mar.

    y muchas cosas tendra que importar, como: papel higienico, sal, periodicos, mujeres lindas, etc.

    bolivia no posee nada de lo antes nombrado y no deberia existir

  3. Y Perú también.
    Pero yo creo que debemos curarnos las heridas y echar para adelante con lo que tenemos, es algo así como hacerse la sicoterapia y punto. Más perdemos en lamernos las heridas. Tenemos tanto y sin embargo hay muchos bolivianos y peruanos que se andan lamiendo la herida.
    Pero hay un punto que sí debe quedar bien claro: que los tratados se cumplen y eso de tener algunos lugares limítrofes en donde los chilenos se quieren pasar de vivos NOOOOO!!! Sólo echan más leña al fuego.

    Para Chucho: en todas partes hay feos y feas, ignorantes, facistoides y vendepatria. ¿Alguna vez has p ensado que todo esto también es parte de la globalización? Por ejemplo, gracias a este medio hasta personas que piensan como tu pueden compartir su falta de inteligencia?

  4. Mi Evo Morales no va hacer una guerra para eso?
    Un lado de tierra no vale la vida de un hombre ni una guerra.

    Saludos de Francia.(teníamos 3 guerras contra Alemania para un lado de tierra(que tenemos ahora..)tanto muertos: no valía la pena.
    El feliz de un pueblo no se construye asi.

  5. La justicia está de parte de Bolivia y la historia no puede justificar el despojo a que fue sometida Bolivia y Perú ante la agresión Chilena que fue hecha con la debida preparación de sus FF AA. Pero, otros tiempos vivimos y Bolivia , con el derecho de su lado, debe ante toda tribuna , todo foro y ante todo organismo mundial que le sirva como motivo de denuncia, dígase ONU, OEA, GRUPO 8, CLUB DE PARIS. etc. exponer la situación de aislamiento y ostracismo en que se halla por no tener acceso soberano a las costas del Pacífico. Activar una agresiva campaña diplomática ante los países del mundo pidiendo se habrá el debate sobre su situación y buscar que Chile reconsidere su actitud actual para poder diálogar y buscar alternativas para un salida al mar. Chile está obligado ética y moralmente a concederle su derecho marítimo a Bolivia y creo que Perú no será obstáculo en esta gestión.

  6. ese mar fue ganada en una guerra históricamente y no ahí vuelta atrás para recuperarlas te guste o no,y lo de la idea de alfin negro,ok,ataquenos con su flota de barcos y submarinos,con nuestros aviones no nos demoraremos en nada en destruir su supuesta flota.

  7. Aly Mulay: Es usted el que se ha definido por Mula , y me imagino que debe tener razones.
    Por otro lado, no siga mintiendo , y para nada le creo que sea usted Boliviano , ya que de historia de ese país no tiene idea , y de lo que inventa los deja bastante mal , por lo mismo que les hace un flaco favor al tratrlos de irreponsables que habiendo ellos declarado la guerra a un país ellos estaban de “parranda” no solo los deja como irresponsables sino que además como torpes, de acurdo a su propios inventos.
    Ninguna Constitución que ha tenido Chile demarca límites fronterizos esa es otra irresponsable y mal intencionada mentira suya. yo lo sé a ciencia cierta , ya que soy abogada y conozco muy bien las Constituciones de Chile obviamente , y usted es un mitomano de OFICIO .

    Usted es el mismo SAULWALKER , PINOCHET , ROCCO , etc que se hace pasar por las diferentes nacionalidades y usurpa cuentas , y que usted es peruano y no Boliviano y mucho menos nada de español .

    Acerca de lo de Mula entre cualquiera , nadie ni nada podría confundirme con alguien tan horrendo como usted , que seguro que soy su antítesis, ya que ustedes no se destacan precisamente por lo bonito.jajaja
    Chao peruano limón , señor natre.
    Y sobre eso de a cada cerdo le llega su San Martín: de acuerdo a lo que usted mismo dice , le recuerdo que , ya los chilenos se los dimos en el siglo 19 en la Guerra del Pacífico, ¿no cierto?, por patoteros y cobardes, (DOS CONTRA UNO)

  8. Actualmente, ambos países se encuentran en negociaciones sobre este asunto. Lo más conveniente para todos es que se cree un corredor, sin soberanía, en la frontera de Perú y Chile. Esto permitiría a Bolivia acceso al Pacífico.

    Les recuerdo que, durante la presidencia de Alberto Fujimori, Perú le concedió a Bolivia acceso al mar (Boliviamar). Estas costas no han sido usadas hasta el momento. Además, los bolivianos tienen libre tránsito en territorio chileno, acceso a nuestra infraestructura vial y portuaria. De este modo, tienen todos nuestros puertos a su disposición desde hace varias décadas.

    El carácter mediterraneo de Bolivia no es excusa válida para justificar el subdesarrollo.

    PD: Si realmente Bolivia tuviera derecho a esos territorios, hace años habría recurrido a la Corte Internacional de la Haya. Indudablemente, la alternativa de recuperarlos por medio de la fuerza, es inaceptable y no va a ser tolarado por la Comunidad Internacional.

    Saludos

    Gonzalo. Chile

  9. pelao resentido y dale con la misma preguntas mar para bolivia ? quiere el lindo
    oye pelao te olvidaste que en el litoral viven millones de chilenos lo que se perdio ya fue no vivas en el pasado y dejate de llorar si quieres cambiar el futuro de tu pais postulate a presidente de bolivia en ese pais cualquier tonto puede serlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *